Jugando a la tenta – Herberth Vendrell

Un día el mundo jugaba con la humanidad a la tenta. El Mundo se cansó y pidió pelo, pero mientras él descansaba y respiraba para seguir jugando, la humanidad empezó a morir debido a un virus que provino de la China. En ese lugar donde todo lo inventan. Era un virus mortal, los humanos nos podían respirar y morían. El mundo no podía hacer nada por ellos. Mientras él respiraba se llenaba de energía para seguir. La humanidad se detuvo. Hoy estamos paralizados teniendo nuevos cambios positivos y negativos, esperando un día volver a salir a jugar con nuestro amigo Mundo. Pronto saldremos y volveremos a jugar a la tenta. ¿Quién la lleva?​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *