Nadie lo mira

Hay un señor que nadie mira, pero está ahí. Desde hace unas semanas, meses ya, lo empezamos a sentir. Primero hizo que dejáramos de ir al colegio, luego ya no permitió que papá fuera a la oficina.

Nadie lo mira, pero está ahí. Hizo que mamá estuviera aún más pendiente de nosotros y de los abuelitos. Ha hecho que la gente se quede en sus casas, pero a la vez que se las ingenien para trabajar aún más fuerte que antes.

Nadie lo mira, pero está ahí, y se siente cada vez más. En la casa, en el barrio, en la ciudad, en el país, en el mundo. Las personas se preocupan más una por la otra, y los doctores y las enfermeras lo tienen alrededor.

Nadie lo mira, pero está ahí. A los adultos a veces los asusta, aunque a los niños se lo quieran ocultar. Pero poco a poco, ya todos han ido aprendiendo a vivir con él guiando el camino. Ahora está presente, y que eso sea lo normal, no está nada mal.

Nadie lo mira, pero está ahí, y es lo mejor que nos pudo pasar. Porque no hay virus, pandemia, por más fea que parezca, que al final no se rinda a los pies de este señor que nadie mira, pero que siempre siempre está ahí, ahora mucho más fuerte y que jamás se va a ir.

Ese señor es el amor.

De: Rodrigo Del Cid. Dedicado a: Isa, Juani y Milo.

3 de mayo, 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *